Encontraron en Ciudad Evita al chico de 13 años que había desaparecido en Liniers

Había desaparecido el lunes tras "ratearse" del colegio con un amigo y no acudir al lugar en el que quedó en encontrarse con su madre.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

La Policía Bonaerense dio con el paradero de I., adolescente de 13 años que era intensamente buscado desde anoche luego de haberse “rateado” de la escuela en Liniers. El chico fue hallado gracias a la colaboración de un vecino de Ciudad Evita, que avisó que lo había visto.

Carlos Miguel Chaile, de 41 años, observó a un menor que caminaba por la zona y lo reconoció como el chico que había desaparecido ayer en Liniers. Dio aviso a la Policía y efectivos de la comisaría local lo halló e identificó.

Trascendió que I. se encuentra, a simple vista, buenas condiciones de salud. Sus padres y un hermano lo fueron a buscar a la Comisaría 3ra. de Ciudad Evita. Una excelente noticia.

Ahora, el adolescente fue trasladado al Hospital Balestrini, de la mencionada localidad de La Matanza, donde se le realizarán controles clínicos y psicológicos. Luego será el turno de la justicia, para determinar qué le pasó al chico para tomar la decisión de no volver a su casa.

LA DESAPARICIÓN

Todo se inició ayer por la tarde cuando la familia de I. tomó conocimiento que el joven, que había salido al mediodía de su casa rumbo al colegio San José, del barrio porteño de Liniers, no había llegado al establecimiento educativo, y que había estado jugando a la pelota en una plaza junto a amigos, según contaron sus familiares, que consignaron haber dialogado con él incluso a través del celular.

Fue un compañero de colegio quien lo vio por última vez en una parada de colectivos ubicada en la intersección de las calles Alberdi y Larrazábal, en tanto luego fueron hallados su mochila y su celular en las inmediaciones de las calles Larrazábal y Schmidel, también en Liniers.

“El análisis de las cámaras de seguridad de la zona, practicado por el Centro de Monitoreo Urbano de la Policía de la Ciudad, evidenció el momento en que el niño descartaba su celular en un cesto de basura y subía al interno 147 de la línea 47 de ómnibus”, detalló el informe del Ministerio Público Fiscal.

Esta mañana, la mamá del adolescente, Roxana, habló con la prensa en la puerta de su casa y afirmó: “I se fue de acá al mediodía, no entró a la escuela, se rateó, y se fue con un amigo y otros chicos que no son de su colegio a jugar a una plaza. Me enteré que estaba ausente por una notificación en la plataforma de la escuela y cerca de las 3 de la tarde hablé con la madre de otro chico que tampoco fue a clase y que tampoco sabía nada”.

Y continuó: “Empecé a llamar a I., que no me contestaba el teléfono. A la tarde logré ponerme en contacto y me dijo que estaba saliendo de la escuela. Nosotros sabíamos que no había ido. Le dije que lo buscábamos con el padre por la esquina de Emilio Castro y Larrazábal. Habremos tardado 20 minutos pero cuando llegamos, no estaba. En ese momento me llaman de la escuela y me avisan que una mujer había encontrado su mochila en la calle. También me llamó la madre del otro chico que se había rateado para avisarme que el hijo llegó a su casa. Ahí nos preocupamos muchísimo”, concluyó.

Fuentes judiciales indicaron que la Policía de la Ciudad habría detectado movimientos en una de las tarjetas SUBE, cuyos datos aportó la familia, por lo que la búsqueda se extendió hacia otros barrios.

“La última información es que subió a un colectivo de la línea 47. Hay imágenes de cámaras y tenemos el registro de la tarjeta Sube. Es una línea que no conoce y nunca había utilizado. Es posible que esté perdido. No sabemos dónde bajó y tampoco él debe saberlo”, había explicado Manuel, uno de su cuatro hermanos mayores.

Su mochila y su celular aparecieron ayer, mientras que imágenes de cámaras de seguridad mostraban cómo pasaba corriendo por una esquina de Mataderos y descartaba su móvil en un tacho de basura.

Por suerte todo terminó bien y el chico ya está con su familia.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: