El SEOCA exige que no haya discriminación entre los trabajadores de comercio

El gremio de comerciantes de la zona oeste busca que se respete la actividad de los repositores externos en los supermercados.

por
por

El Sindicato de Empleados y Obreros de Comercio y Afines – Zona Oeste (SEOCA) reclama que los repositores externos estén en igualdad de condiciones que el resto de los trabajadores. Desde el gremio señalaron que el habitual destrato hacia el sector, precarizado e inestable, se acrecentó a medida que avanzó la cuarentena.

Los repositores externos son aquellos trabajadores de comercio contratados generalmente por agencias para cumplir tareas dentro de los establecimientos, donde supervisan, ordenan y controlan los productos en las góndolas de otras grandes empresas.

“En la primera semana de cuarentena todas las agencias, que son de Capital Federal, mandaron a sus empleados a sus casas, quedando en la calle solo los repositores externos”, explicó a No Ficción, Mónica Vargas, secretaria de repositores externos del SEOCA y delegada de Carrefour Haedo, quien recordó: “Sin barbijos, guantes, ni máscaras aprendieron a combatir el miedo a una enfermedad que por aquellos días se conocía muy poco”.

La delegada gremial reconstruyó que el SEOCA reclamó mayores medidas de seguridad e higiene y a partir de ahí, “en el mejor de los casos comenzaron a aparecer los elementos de mala calidad, digo así porque en el peor de los casos les daban la plata para que los compraran los propios trabajadores cuando ya no había un solo barbijo en todo el país”.

Ese sería solo el comienzo de una serie de desavenencias: por caso, cuando los empleados del sector cobraron un bono como trabajadores esenciales, los repositores externos quedaron afuera. “Una vez más nuestro secretario general Julio Rubén Ledesma debió ponerse al frente del reclamo y consiguió un bono que las agencias decían no poder pagar, a pesar de que las ventas habían aumentado considerablemente por la situación”, agregó Mónica.

Con la llegada de los primeros casos de coronavirus en los supermercados, la situación no cambió, sino que se pronunció. Como se sabe, el protocolo acordado entre las autoridades, el gremio y las empresas, supone que los empleados que hayan contraído el virus y quienes tuvieron contacto estrecho con éstos, deben permanecer aislados por lo que la rotación del personal es constante.

Entonces, esos puestos “vacantes” comenzaron a ser ocupados por repositores externos enviados por las agencias, “una maniobra que siempre hacen las empresas para contratar mano de obra barata, generando que la desigualdad entre empleados de primera o internos y empleados de segunda o repositores externos crezca todos los días”, analizó Mónica.

Lo peor es que “las empresas le prohíben a los repositores externos la entrada a los vestuarios y baños, alegando cuidar de contagios al personal interno; pero al mismo tiempo, llenan las sucursales de clientes, con lo cual los delegados deben exigir constantemente que se respete la distancia social y las medidas de seguridad e higiene”, continuó la referente del gremio.

Desde el SEOCA, por lo tanto, consideran que la pandemia puso en evidencia una situación de larga data que pesa sobre las espaldas de estos trabajadores, en donde las agencias y las empresas miran para otro lado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: