El otro drama del hogar Color Esperanza: ¿en qué condiciones volvieron los internados por Covid-19?

Se trata del hogar de Ramos Mejía que tutela a personas con discapacidad. "Fue durísimo" dijo la directora sobre el regreso.

por
por

El hogar para personas con discapacidad Color Esperanza sufrió durante mayo un brote de Coronavirus que dejó el saldo de dos fallecidos y 33 infectados, entre residentes y profesionales. Y cuando parecía que la institución de Ramos Mejía entraba a la nueva normalidad, se encontraron con otro drama: varios alumnos regresaron en malas condiciones, con signos de haber sido atados y lastimados durante las internaciones.

Color Esperanza reabrió el 8 de junio, y según contó su directora Malvina Veloz a No Ficción, «esa misma semana los primeros (residentes) que volvieron de estar internados por Covid tenían lesiones por ataduras, algunos vinieron lastimados, con escaras, con bajo peso, otros sobremedicados, y los que controlaban las esfínteres volvieron con pañales. Fue durísimo. Por suerte ya se están recuperando».

Malvina explicó que «los únicos que volvieron bien son los que se pudieron internar con sus familiares». Y contó una experiencia lamentable para uno de los residentes recuperados de Covid: «el sábado lo trajeron a las 3 de la madrugada en ropa interior, con una sábana y las zapatillas en la mano. Eso es maltrato».

La directora detalló que los residentes que sufrieron violencia estuvieron internados en «hospitales públicos y privados de Morón, La Matanza, San Miguel y de Capital Federal», pero prefirió no precisar en cuales ya que dieron esa información a la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS). «También nos hablaron del órgano de revisión de Salud Mental», detalló Veloz.

La directora se lamentó además de que «el sistema no esté preparado para atender personas con discapacidad intelectual«, y explicó que «los profesionales no saben cómo manejar la situación, ha pasado que personas con discapacidad se escaparon y contagiaron a otros pacientes».

En cuanto a su salud, informó que ya cuenta con el alta médica tras haber superado el Coronavirus, por lo que está en condiciones de volver a la institución.

EL CASO COLOR ESPERANZA

La semana del 11 de mayo Color Esperanza, que desde 2002 tutela a adultos con discapacidad, vio alterado sus días por un brote de Coronavirus. De sus 37 residentes se contagiaron 27 (dos fallecieron) y también se infectaron ocho trabajadores, entre quien estuvo su directora. Al detectarse los primeros casos, por prevención la institución fue cerrada quedando adentro profesionales y alumnos, que fueron evacuados a medida que los test iban dando positivo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: