El Gobierno Nacional autorizó a la UNAHUR a investigar y producir una crema de cannabis medicinal

Se trata de un antiinflamatorio y antimicrobiano para el tratamiento de heridas superficiales, pero también para heridas por quemaduras, proclives a infectarse.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

El Ministerio de Salud de la Nación aprobó a través de la Resolución 1439/2021 un proyecto de investigación de cannabis medicinal ideado por la Universidad Nacional de Hurlingham (UNAHUR) para que sus laboratorios puedan desarrollar “un producto de calidad y estabilizado y que pueda ser utilizado para fines de investigación”. En concreto, se trata de una crema o gel antiinflamatorio y antimicrobiano para tratar heridas.

Según consta en el documento presentado al Ministerio, el encargado de dirigir la investigación será el biotecnólogo Paulo Maffia, quien precisó que el objetivo será obtener “un producto de aplicación tópica en formato de hidrogel, crema o ungüento, con propiedades antimicrobianas y antiinflamatorio para el tratamiento de heridas superficiales, pero también para heridas por quemaduras, extremadamente proclives a ser infectadas“.

Para esto, el producto tendrá como base “agentes bioactivos” obtenidos de aceites y de la planta Cannabis sativa L, y para lograrlo se contará con los recursos no solo de los laboratorios de la UNAHUR sino también del Laboratorio Pincen SA, de Berazategui.

La investigación tendrá cinco pasos, donde el primero será la “puesta a punto de un sistema de caracterización de variedades seleccionadas de Cannabis sativa L. para uso terapéutico y la generación de un banco de genes propio”. La segunda tendrá como objetivo la “extracción de los compuestos canábicos a partir de las distintas variedades con aplicación terapéutica, utilizando diferentes técnicas y solventes”.

En tercer lugar, se realizará un “análisis de la actividad antimicrobiana de los distintos extractos en diferentes cepas bacterianas con relevancia clínica en infecciones de la piel y heridas ulcerosas”. Luego, se llevará adelante una “formulación de los extractos (aceites esenciales) en cremas de base oleosa o hidrogeles, y se evaluará su actividad antimicrobiana en ensayos in vitro (en vidrio, es decir que se realiza fuera de un organismo vivo). Y por último, se evaluarán “las formulaciones en cremas en ensayos en vivo en un modelo murino (roedores) de quemadura e infección”.

El proyecto fue presentado el 16 de marzo pasado a Marcelo Morante, coordinador del Programa Nacional Investigación sobre los Usos Medicinales del Cannabis. Y tras superar las regulaciones del ministerio hoy se aprobó su puesta en marcha y se ordenó al Instituto Nacional de Semillas (INASE) que intervenga para “permitir la trazabilidad de los productos vegetales”.

Como principal objetivo, Maffia y las investigadoras Marcela Pilloff, Melina Martínez, Valeria Rudoy y Lucio Cieza esperan “obtener, más allá del producto, la puesta en marcha de una plataforma tecnológica multidisciplinar, con científicos de la UNAHUR y CONICET. Dicha plataforma abarcará los aspectos mas relevantes en la producción de un fitoterapéutico (remedios a base de plantas medicinales), desde la expansión clonal de la variedad vegetal, pasando por la obtención del extracto o aceite escencial, y su evaluación de manera estandarizada y según protocolos científicos rigurosos”.

El único aspecto importante que no se contempla llevar adelante en el proyecto, es el control de calidad y cuantificación de canabinoides, que se tercerizará en el Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Bioactivos (LIDeB) de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP. Esto debido a que el equipo de cromatografía gaseosa con espectrometría de masa es muy costoso.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: