El fastidio de radicales con Cambiemos: En La Matanza no quieren poner la cara

El malhumor y descontento con el macrismo de una gran cantidad de radicales bonaerenses por la segregación tanto en la gestión como en las listas es directamente proporcional a los reclamos (cada vez más subidos de tono) que recibe el vicegobernador Daniel Salvador por no defender las convicciones y los intereses del centenario partido en el seno de Cambiemos.

por
por

El hastío recorre todo el territorio provincial, y La Matanza no es la excepción. En el populoso partido (tradicionalmente peronista) pasó lo que en otra decena de distritos bonaerenses. Tal es el caso de Lomas de Zamora, Avellaneda, Esteban Echeverría y La Plata (entre otros), donde no se habilitaron listas locales de la UCR atadas a las boletas para senadores (Esteban Bullrich a la cabeza) y diputados nacionales (con Graciela Ocaña en el puesto uno) para la compulsa interna.

En el caso matancero, fue el dirigente Gustavo Barresi quién de la mano de Ricardo Alfonsín impulsó la iniciativa de cara a las PASO, aunque la empresa no prosperó. La respuesta de la Junta Electoral de Cambiemos fue negativa y como alternativa le ofrecieron ir con boleta corta.

Todo terminó con una denuncia pública de “proscripción” y con  la presentación de dos medidas cautelares en la Justicia Electoral.

“Todos sabemos que eso sería inconducente, en estas elecciones la gente, y sobretodo en el conurbano, no va a votar concejales sino a las caras visibles como Cristina, Massa o al candidato del gobierno. La boleta corta no es opción” opinó en diálogo con NF un dirigente ajeno a esa línea interna pero con cargo en el Comite matancero, sobre la posibilidad de presentar en el cuarto oscuro una lista de ediles “huérfana”.

En paralelo, el ofrecimiento del armado de Cambiemos a la UCR orgánica de La Matanza fue el sexto lugar de la lista de concejales, un puesto para nada expectante si se tiene en cuenta que a nivel local la coalición que gobierna la provincia y el país pelearía el tercer puesto.

Si bien por lo bajo varios dirigentes barajaron la posibilidad hasta de rechazar la oferta por estar muy alejada de los primeros lugares, otros tantos conocen sus propias limitaciones y la balanza se terminó inclinando hacia los que sostenían que el lugar debía ser ocupado más no sea por mera formalidad. Para el puesto fue nombrada Dina Santise, una militante radical oriunda de Ramos Mejía, que integra la nómina de 12 candidatos encabezada por Miguel Saredi.

“Acá hay mucho enojo con Daniel Salvador (vice de María Eugenia Vidal). En Provincia nos dicen que tenemos que apoyar al gobierno, pero no tenemos ni voz ni voto en las decisiones y no queremos poner más la cara por muchas de las malas políticas de la gestión” sostuvo a este medio la misma fuente del radicalismo matancero.

En esa línea ya no son pocos los que sostienen que la postura de un porcentaje amplio del radicalismo es esperar hasta después de los comicios legislativos para ver como se reacomoda el escenario y entablar relaciones políticas con vistas a “otros horizontes” alejados del macrismo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: