Docente de Ramos Mejía denuncia que IOMA no le paga a los enfermeros de su hija oxígeno dependiente

Martina tiene distrofia neuroaxonal y necesita de la atención de profesionales para vivir. Su mamá está desesperada porque la asistencia corre riesgo ya que la obra social adeuda seis meses de honorarios.

por
por

Martina tiene 17 años, se crió en Ciudad Evita, en La Matanza y necesita ayuda. Desde el 2014 es oxígeno dependiente, ya que le diagnosticaron distrofia neuroaxonal infantil, lo que también la obliga a tener botón gástrico para alimentarse. Pero ahora se suma una nueva complicación, no biológica: el Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) hace seis meses no les paga a los prestadores que la asisten, por lo que su vida corre riesgo.

Así lo denunció su mamá, Sandra, docente en Ramos Mejía, quien además realizó una petición para que intervenga el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, en change.org, que ya acumula casi 2 mil firmas. En diálogo con No Ficción, la maestra explicó que «IOMA hace unos meses no pagaba a las farmacias por lo tanto no entregaban insumos y ahora hace seis meses no pagan al servicio de enfermería y a la empresa que envía a los kinesiólogos».

La docente aclaró que los profesionales por ahora «están trabajando y están cobrando. Pero las empresas no tienen espalda para seguir sosteniéndolo». Según el sitio francés Orphanet, especializado en enfermedades raras o poco frecuentes, «la distrofia neuroaxonal es un tipo de neurodegeneración con acumulación cerebral de hierro que se caracteriza por retraso psicomotor y regresión, afectación neurológica progresiva».

En el caso de Martina, la enfermedad la obligó a ser oxígeno dependiente, a utilizar BiPap, botón gástrico para alimentarse y un catéter para hacer pis. «Es totalmente dependiente», aclara Sandra, quien además cuenta que su hija «en 2014 tuvo una cirugía de escoliosis (repara la curvatura anormal de la columna vertebral) y traqueotomía, lo que mejoró su calidad de vida pero a la vez también cambió mucho las nuestras».

La docente contó que realizó diversos reclamos para que IOMA pague los honorarios de los prestadores y que las terapias de Martina no se vean alteradas: «lo hice en La Plata bajo nota, por email, llamadas al sector de amparos y nada. El 3 de septiembre estuve toda la mañana esperando afuera de la sucursal, llovía y hacía frío, pero fue lo mismo que la nada». Este medio intentó conocer la versión de prestadora de salud, pero hasta el momento de publicación de esta nota no había obtenido respuesta.

En mayo pasado, familiares del «Grupo IOMA Amparos, denuncias y reclamos» denunciaron por medio de una carta abierta que publicó Data Judicial que «prestadores están pasando por un momento crítico ya que le deben del 2019 y ahora no le quieren reconocer lo de la cuarentena». Y el caso de la docente de Ramos Mejía se suma a este problema: «Cómo mamá necesitó la ayuda para mantener con vida y buena calidad de vida a mi hija».

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: