Dirigentes políticos y sociales marcharon a nueve años de la Masacre de la Cárcova

Los familiares y allegados de las víctimas exigen que, tal como lo dispuso la justicia, se lleve adelante el juicio en contra del policía Rey, el principal sospechoso del doble homicidio de los adolescentes Mauricio y Franco.

por
por
El diputado nacional Leonardo Grosso y el intendente de San Martín Fernando Moreira

Una vez más, como desde hace nueve años, los movimientos sociales, políticos, familiares y allegados de las víctimas recorrieron las calles de San Martín, en reclamo de justicia por la denominada Masacre de la Cárcova, ocurrida el 3 de febrero de 2011, cuando un operativo conjunto entre efectivos de la extinta Policía de Buenos Aires 2 y la Bonaerense acribillaron a balazos a Mauricio Ramos, de 17 años, y Franco Almirón, de 16, quienes se habían acercado a un tren descarrillado en la localidad de José León Suárez.

La movilización partió desde la estación de José León Suárez, poco después de las 17, y estuvo encabezada por el intendente de San Martín, Fernando Moreira; el secretario de Derechos Humanos de Nación, Horacio Pietraglia; el secretario de Derechos Humanos bonaerense, Matías Moreno y el diputado nacional y referente de la Campaña Contra la Violencia Institucional, Leonardo Grosso.

La marcha culminó en La Cárcova, donde ocurrió el doble homicido y el intento de asesinato de Joaquín Romero, en ese entonces de 19, quien recibió dos disparos por la espalda. Aquella tarde, las víctimas iban a ver, como todos los días, qué podían rescatar de la quema del Ceamse, pero en el camino se toparon con los vagones descarrilados y se arrimaron para ver qué pasaba.

Inmediatamente después, la policía fue al lugar para prevenir un supuesto saqueo. Mientras un grupo de vecinos intentaba echar a los efectivos a piedrazos, estos respondieron primero con gases lacrimógenos y escopetazos con postas de goma y luego, con cartuchos con balas de plomo.

La causa llegó a juicio en 2014 y el Tribunal Oral en lo Criminal 2 (TOC 2) de San Martín condenó al subteniente Gustavo Vega a siete años de prisión y absolvió al agente de la Policía de la Provincia de Buenos Aires 2 Gustavo Sebastián Rey por el beneficio de la duda.

Al año siguiente, la Sala I del Tribunal de Casación Penal de la provincia anuló la absolución de Rey, separó al TOC 2 y ordenó que se le realice un nuevo juicio para determinar su responsabilidad. Además, recalificó la condena a Vega -de tentativa de homicidio simple a calificado–, por lo que se elevó la pena a 15 años y 6 meses de prisión.

Al día de hoy, Vega no volvió a sentarse en el banquillo de los acusados y los jefes policiales responsables del operativo, Víctor Hualde, Amado Silva Marinone y Amilcar Pino, nunca fueron siquiera imputados por la Fiscalía General de San Martín, tal como lo solicitó en reiteradas oportunidades la querella, en manos de los abogados del CELS.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: