Denuncian a un geriátrico de González Catán por abandono de persona: un abuelo terminó gangrenado y murió

La familia de Pedro Méndez acusó ante la justicia por abandono de persona a los dueños de la Residencia Nuestro Hogar. Según el relato de las víctimas, al hombre no le atendieron una infección testicular, no llamaron a la ambulancia y debieron trasladarlo a un hospital en remis los mismos familiares. Llamativamente el lugar ya no figura en Internet.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

La historia que cuenta la familia de Pedro Méndez parece una película de terror. El hombre, que tenía 79 años y demencia senil, ingresó hace poco más de un mes a la Residencia Nuestro Hogar de González Catán tras el fallecimiento de su esposa y la dificultad de sus hijas para poder seguir cuidándolo las 24 horas. Ellas creyeron que era lo mejor pero este domingo tomaron conocimiento de que su papá se había gangrenado producto de las escaras en la zona de los testículos, una infección que 48 horas después terminó con su vida.

“El 11 de agosto decidimos internarlo en este lugar y cuando llegamos, la dueña, de nombre Roxana, nos dijo que tenía todo para cuidar a un caso como el suyo, porque él estaba postrado hace 4 años. Supuestamente había colchones antiescaras y todo tipo de cuidado“, contó a No Ficción Lucía Méndez, una de las hijas de Pedro, sobre la institución ubicada en José León Larre 745.

Las hijas aseguran que iban a visitarlo dos veces por semana y que lo veían bien, hasta que hace 15 días desde Residencia Nuestro Hogar les comunicaron que su papá había comenzado a desarrollar escaras. “Para nosotros es un tema recurrente y que siempre supimos tratar, no pensamos que iba a pasar a mayores, pero el domingo a las siete de la tarde nos piden que vayamos y llevemos a un hospital a mi papá porque estaba mal“, relató Lucía.

Lo llamativo del caso es que al parecer la institución no contaba con un sistema médico propio ya que nunca llamaron a una ambulancia: “Nosotros tuvimos que subirlo a un remis porque no paraba de gritar del dolor. Fuimos al René Favaloro, donde nos dicen que estaba gangrenado y que ahí no lo podían atender. Terminamos en el Hospital Posadas, donde después de hacerle los estudios nos dicen que tiene Gangrena de Fournier y que había que extirparle los testículos, aunque las chances de salvarlo eran pocas”.

La Grangrena de Fournier es la muerte de los tejidos, rápidamente progresiva, que afecta al pene y al escroto y que causa una elevada mortalidad. Se da por infecciones graves de las regiones genitourinaria y anorrectal, causadas por varias bacterias al mismo tiempo. 

Los dueños de Residencia Nuestro Hogar

A raíz del cuadro gravísimo, los médicos solicitaron a Lucía la historia personal de Pedro en la Residencia Nuestro Hogar, pero cuando fueron hasta el lugar se encontraron “con un cuadernillo, donde supuestamente ahí anotaban todo. No tenían los detalles de qué remedios le estaban dando o cómo venía evolucionando”.

Fue entonces que decidieron hacer la denuncia, que cayó en la Fiscalía 1 de Gregorio de Laferrere en una causa que está caratulada como “abandono de persona“. Pero ahora todo puede cambiar: Pedro finalmente falleció este martes al mediodía en el Posadas. “Ahora tenemos que acreditar los últimos sucesos y en los próximos días se van a citar a las víctimas, pedir la historia clínica, habilitaciones y en base a eso comenzar a trabajar”, explicó a este medio una fuente judicial con acceso al expediente.

No Ficción intentó este mediodía contactarse con las autoridades de la Residencia Nuestro Hogar al celular que figuraba en el cartel de publicidad, pero hasta la publicación de esta nota, si bien leyeron la consulta, prefirieron no responder. Como si fuera poco, la supuesta institución no figura en internet y acaba de borrar su cuenta de Facebook.

“Nosotros pagamos $21.000 pesos a este lugar porque mi papá no tenía PAMI porque todavía no le había salido su jubilación. Lo llevamos bien y en menos de 2 meses terminó con morfina porque no daba más del dolor”, decía Lucía esta mañana, horas antes de que le avisaran que finalmente su papá falleció producto de la infección.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: