Denuncian a la obra social de Camioneros: «Mandan a nuestros hijos al matadero»

Varias familias advierten que desde OsChoCa realizan "traslados arbitrarios" de chicos electrodependientes y discapacitados.

por
por

Una ola de denuncias alcanzó en las últimas semanas a la obra social del gremio de Camioneros (OsChoCa) por “traslados arbitrarios” de chicos discapacitados.

La mayoría son electrodependientes. Todos tienen internación domiciliaria, a cargo de la Obra Social del sindicato liderado por Hugo Moyano. A raíz de la emergencia sanitaria contra la pandemia del coronavirus, la obra social decidió no cubrir más este tipo de internaciones y trasladar a los pacientes al sanatorio Alcla, ubicado en el barrio porteño de Núñez.

Como si el traslado fuera poco, Alcla avisó el 30 de marzo que no aceptarán más visitas. Así las cosas, de tener a los chicos en casa, con todos los cuidados correspondientes, los familiares de los pacientes tendrán que confiar a ciegas en el sanatorio y ya no podrán ver a sus hijos, hasta nuevo aviso.

“Los separarán de sus terapeutas, de sus enfermeros, dejarán a mucha gente sin empleo. Y expondrán a este sector de altísima vulnerabilidad a aumentar las posibilidades de contraer coronavirus”, afirmó la Asociación Argentina de Electrodependientes, en un comunicado.

El caso de Mora Quimey

Una de las primeras familias en denunciar esta situación fue la familia Quimey, de Morón. Mora está a un mes de cumplir 3 años y cuenta con una vasta historia clínica en el Sanatorio San Justo, donde tuvo algunos problemas con los profesionales por motivos de cuidado. “Llegaron a decirme que mi hija estaba muerta, pero se habían equivocado de paciente. Siempre les faltan insumos, nunca tienen pediatras disponibles”, apuntó a No Ficción Rosa Martínez, madre de Mora.

Mora fue diagnosticada con una displasia broncopulmonar severa, por lo cual depende de un respirador y de una serie de cuidados intensivos permanente.

Una vez que lograron la internación domiciliaria, la familia Quimey tuvo que lidiar también con una enfermera que maltrataba físicamente a Mora. Pese a que comprobaron el maltrato a través de una cámara oculta, solo consiguieron que le designen otra profesional.

Cabe recordar que el Sanatorio San Justo estuvo este año en el ojo de la tormenta, debido a varias denuncias de mala praxis.

Mora cumplirá tres años en mayo.

Desde la obra social, informaron a las familias que los traslados se hacen para tener una mejor contención en medio de la emergencia sanitaria. Las familias denunciantes no creen en esa versión. “Va a estar mejor resguardado en su domicilio que en cualquier instituto. El tema es que necesitan los enfermeros por el tema del coronavirus y quieren ahorrarse gastos. La nena tiene 4 enfermeras que se reparten el cuidado. En un sanatorio, con una enfermera cuidan 4 pacientes”, afirmó la madre de Mora.

“A nuestros hijos los mandan directamente al matadero. Los separan de los padres y no es justo”, finalizó Rosa.

Campañas en las redes

Las familias denunciantes encontraron en las redes sociales un lugar para visibilizar los casos. En ese marco, lanzaron la campaña #NingunEDFueraDeSuCasa, complementada con un video que compila diferentes denuncias en el mismo sentido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: