Castelar: vecinos se cansaron de pedir que arreglen un bache y colocaron una planta

El pozo se encuentra en la intersección de las calles Drago y Revoredo, y se originó a partir de una obra de la empresa AySa.

por
por

Cansados de la falta de respuesta ante la presencia de un bache que, desde hace cuatro años, genera un gran malestar en el barrio, un grupo de vecinos de Castelar decidió transformar el pozo ubicado en Drago y Revoredo, a menos de diez cuadras de las estación del ferrocarril y de la UGC 4, en un macetero.

Allí plantaron una kalanchoe de más de medio metro de altura para que sirva de alerta a los conductores que circulan por la zona. Según relataron, el pozo “ya es histórico”, y se rellenó en varias oportunidades con cascotes pero siempre vuelve a derrumbarse. “Lo hemos tapado con ramas y hojas de los árboles de la cuadra, pero se hunde o se lo lleva el tránsito”, lamentaron.

Pero el bache no siempre estuvo allí. Se originó a partir de una reparación de la empresa AySA que necesitó perforar el asfalto. Tras finalizar los trabajos, al poco tiempo, el suelo cedió ante por el peso de los vehículos y nunca fue arreglado, a pesar de los constantes reclamos a la empresa y el municipio. 

Por ello, los vecinos se reunieron para pensar en una forma de continuar denunciando la falta de respuesta estatal, pero a la vez, intervenirlo de una forma creativa. Y así fue que decidieron plantar la extraña suculenta un domingo por la tarde, momento en que la calle tiene menor circulación de tránsito.

 “Por Drago pasan muchos autos, en la semana hubiera sido imposible. Después del pozo hay una cuneta alta encima. Esperemos los autos lo esquiven, nos turnaremos para regar la planta y cuidarla pero no sabemos si va a sobrevivir al tránsito”, contó Soledad, una de las vecinas al portal El Cactus. Además, por la poca luz en la zona, colocaron un ojo de gato frente al macetero para evitar posibles accidentes.

Por último, destacó que no se trata del único problema que afrontan en el barrio. La poda de los árboles es otro de principales pedidos al Municipio de Morón. “Hay dos sobre Revoredo que tienen más de 20 metros de altura, tocan los cables, los techos de las casas, tapan la luz, pero no los vienen a podar”, concluyó Soledad.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp

En esta nota se habla de: