Conflicto en La Nirva: «Son un grupo empresario que hace maniobras miserables»

Así se manifestó la abogada de los trabajadores de la empresa de alfajores radicada en Lomas del Mirador, La Matanza. Les deben seis meses de sueldo.

por
por

«Ya probaste el chiquito; ahora, probá el grandote», dice la publicidad que se repite hasta el hartazgo en las radios argentinas. «Doble y triple sabor», es otro de los famosos latiguillos. Para las trabajadoras y trabajadores de La Nirva, el sabor es siempre amargo. Seis meses de sueldos adeudados, compromisos ante el ministerio de Trabajo que no fueron cumplidos, cheques sin fondos, despidos. Las y los empleados entienden que la situación es insostenible y buscan los caminos para conformarse como cooperativa de trabajo.

La empresa de La Matanza que fabrica los populares alfajores Grandote, entre otros productos de venta masiva, tiene como cara visible y uno de los principales dueños a Matías Pérez Paradiso, quien cuenta con una enorme cantidad de activos, entre los cuales figuran varias embarcaciones de lujo. “Con que venda uno, ya nos paga las deudas”, aseguran los trabajadores.

La prioridad de los y las empleados (en su mayoría, mujeres) es garantizar los 65 puestos de trabajo y contar con ingresos para sostener a las familias. Lo único que recibieron en los últimos 7 meses fue un pago de $ 4.100.

Ante esta situación, se pusieron en contacto con la Dirección Nacional de Empresas Recuperadas (DNER), cuya abogada Gisella Bustos explicó a No Ficción el estado de la situación: “La patronal tiene abierto un Preventivo de Crisis. A partir de esto, realizó despidos y cuenta con grandes deudas”.

Bustos aseguró que “las personas físicas dueñas de la empresa, que además es parte de un grupo de empresas y de firmas, tienen activos muy grandes, con lo cual las maniobras que realizan son más que miserables”.

“No pagarles o darles cheques sin fondos a 90 días, forzando a los empleados a firmar libre deudas, son maniobras miserables porque no estamos hablando de una empresa de barrio a la cual le fue mal en el contexto de una crisis. Es un grupo empresario que viola los derechos más elementales”, contó Bustos.

Con respecto a los pasos a seguir, la letrada afirmó que “vamos a hacer las gestiones con el ministerio de Trabajo de Nación y de Provincia para tratar de que cuenten con el apoyo y la protección necesarias”.

Las trabajadoras y trabajadores buscaron también apoyo en la municipalidad de La Matanza. “La idea es que los asistan en las necesidades más básicas y urgentes, como puede ser proveer de alimentos”, apuntó Burgos.

Finalmente, la abogada marcó: “Es importante también que el gremio, en este caso el de Pasteleros, apoye a este grupo, pese a que quieran convertirse en cooperativa, lo cual no suele ser bien recibido por los sindicatos”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: