A menos de 24 horas del crimen del policía en Laferrere, balean a otro efectivo en Catán

La nueva víctima pertenece a la Federal a quien le robaron la moto. Si bien recibió dos heridas de bala, se encuentra fuera de peligro. Además, la Bonaerense detuvo al presunto cómplice del delincuente que asesinó al policía de la Ciudad.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

No habían pasado 24 horas del crimen del agente de la Policía de la Ciudad, Marino Nicolás Romero, baleado en medio de un asalto en una parada de colectivos en Gregorio de Laferrere, que otro policía, esta vez de la Federal, resultó herido en González Catán cuando intentaron robarle la moto.

La nueva víctima fue identificada como Ismael Marcos Conde, de 31 años, perteneciente a la División Canes de la Policía Federal Argentina, quien anoche estaba franco de servicio y vestido de civil, a bordo de su moto, cuando fue asaltado por dos delincuentes que iban en otra moto de color blanco y, con presuntos fines de robo, le efectuaron disparos.

El episodio ocurrió en el cruce de la ruta 21 y la calle Antequera, donde una patrulla de la seccional local fue alertada sobre la presencia de una persona herida. Al llegar al lugar, los agentes se encontraron con el uniformado baleado y según se pudo reconstruir, el hombre acababa de repeler el ataque con su pistola calibre 9 milímetros reglamentaria. Los sospechosos, en tanto, lograron huir con la moto de la víctima y con la que lo habían abordado.

Conde fue trasladado a un hospital de la zona, donde los médicos determinaron que presentaba un impacto de bala en el brazo izquierdo, con orificio de entrada y salida, y una herida en la zona costal izquierda, aunque permanecía internado estable.

Los voceros dijeron que, en la huida, los delincuentes perdieron una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros y sin numeración visible, que será sometida a pericias al igual que el arma del policía.

Por orden del titular de la UFI 3 de Gregorio de Laferrere, el fiscal Fernando Garate, la policía llevaba adelante distintas diligencias para localizar a los asaltantes, entre ellas el análisis de las imágenes de cámaras de seguridad de la zona. La causa fue caratulada como “robo, lesiones y disparo de arma de fuego”.

Detienen a un sospechoso por el crimen del policía en Laferrere

Un joven de 22 años fue detenido en la localidad bonaerense de Virrey del Pino como sospechoso de ser el delincuente que escapó tras asesinar, junto a un cómplice, al oficial de la Policía de la Ciudad, Marino Nicolás Romero, en Gregorio de Laferrere.

Se trata de Luis Francisco Alegre, alías “Patu”, quien fue capturado por efectivos a metros de su casa, en la Manzana 52 del Barrio Nicole, quien al advertir la presencia de los uniformados trató de huir sin suerte. El detenido fue trasladado a la Comisaría Distrital Sur Segunda de González Catán.

Los investigadores pudieron dar con Alegre luego de que se identificara al ladrón abatido por el policía Romero, quien según se precisó se trataba de Alán Nicolás Vergara, de 20, que también vivía en el Barrio Nicole.

El homicidio ocurrió a las 4:35 de la madrugada cuando Romero, de 27, estaba en la parada de colectivo en el cruce de las calles Oliveri y Da Vinci para dirigirse a su trabajo como parte del departamento de Protección Barrial de la Villa 31 de la fuerza porteña.

En ese momento, dos delincuentes armados lo sorprendieron e intentaron asaltarlo, ante lo cual el oficial respondió también a los tiros. Tras el enfrentamiento, Vergara cayó muerto en el lugar, tal como se pudo observar a través de las imágenes de una cámara de seguridad de una carnicería cercana.

De la misma manera, la secuencia continúa con el cómplice, que sería Alegre, empuñando un arma e intentando llevarse a la rastra a Vergara, pero finalmente desiste y lo abandona. Romero recibió dos impactos de bala, en el cuello y el abdomen, por lo que debió ser trasladado de urgencia al Hospital Simplemente Evita, donde falleció algunas horas después.

En tanto, en la escena del crimen se encontró el celular de la víctima y su pistola Bersa reglamentaria. A unos metros, yacía el delincuente ya muerto con un tiro en el glúteo. Romero, que estaba en pareja y era padre de un nene de 4 años, era oriundo de Corrientes y antes de pasar a la Policía de la Ciudad había ingresado en 2015 en la Policía Federal Argentina.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: