VIDEO | Detienen en La Matanza a las dos sospechosas de asesinar a un jubilado de 22 puñaladas

El crimen ocurrió en el barrio porteño de Núñez. El hombre fue encontrado por su hija y tenía dos cuchillos clavados en la espalda.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Rocío Celeste Barreto Vera, de 20 años, cayó presa este miércoles en La Matanza, acusada de haber participado del crimen de Adrián Enrique Muñoz, de 74 años, quien fue encontrado muerto la semana pasada, con dos cuchillos clavados en la espalda. Hace dos días había sido detenida por el mismo hecho Ariana Belén Domínguez, también de 20 años.

Barreto Vera fue capturada por oficiales de la comisaría 6ta de San Alberto cuando intentó abordar un auto que había pedido a través de una aplicación de viajes, a la altura del kilómetro 32 de la avenida Juan Manuel de Rosas, en González Catán.

Las fuentes señalaron que, en colaboración con la División Homicidios de la fuerza porteña, el personal de la seccional de La Matanza realizó recorridas por la zona, ya que tenían el dato que estaba en las inmediaciones y la atrapó al ser reconocida por un policía.

La joven quedó detenida e incomunicada por disposición del juez Alberto Baños, a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 38, que entiende en la causa, informó la agencia Télam.

El aberrante crimen de Muñoz

Muñoz trabajaba como vendedor de quesos y vivía en el departamento 2do. “A” del edificio de la calle Ciudad de la Paz 3397, en Núñez, donde el miércoles pasado fue hallado asesinado.

De acuerdo a los voceros judiciales, la víctima falleció luego de recibir 22 puñaladas. El fiscal José María Campagnoli convocó para la pesquisa a detectives de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad, quienes consiguieron en las primeras horas las declaraciones de tres vecinos, cuyos testimonios resultaron clave para orientar la investigación hacia las dos sospechosas.

La propia hija de la víctima contó en primer término que su padre solía llevar a su casa a mujeres con las que tenía relaciones ocasionales. Pero fue un vecino el que le dijo a la policía que el lunes 10 de mayo, alrededor de las 19.30, vio entrar a Muñoz al edificio con dos jóvenes.

Un segundo testigo relató que alrededor de las 22.30 del mismo día, escuchó ruidos provenientes del 2do. “A”, pero que no le prestó demasiada atención porque luego oyó la apertura de la ducha del baño.

Un tercer habitante del edificio informó a los investigadores que un familiar suyo le contó que el martes, alrededor de las 14.30, vio salir del edificio a dos mujeres con valijas usando la llave de la puerta principal, lo que le llamó la atención porque no las conocía como vecinas ni como familiares de alguno de los propietarios.

El crimen de Muñoz fue descubierto por su propia hija, quien se acercó al domicilio de su padre porque su hermano le había contado que hacía dos días que el hombre no había ido a trabajar y que cuando él había pasado a la mañana a tocarle el timbre, nadie lo había atendido.

Como la hija tenía un juego de llaves, pasó por la tarde, entró al departamento, encontró a su papá asesinado en su dormitorio y llamó de inmediato a la policía. Efectivos de la Comisaría Vecinal 13B de la Policía de la Ciudad se desplazaron al lugar a raíz del llamado al 911 y al llegar se entrevistaron con la hija de la víctima.

Los agentes constataron que el cadáver del hombre de 74 años yacía desnudo, boca abajo en el piso de su dormitorio y que tenía dos cuchillos clavados en la espalda, además de múltiples cortes y puntazos en todo el cuerpo.

El cadáver fue trasladado con los dos puñales a la morgue judicial, donde se hizo la autopsia y además quedaron preservadas las dos armas blancas homicidas para su posterior análisis, en búsqueda de rastros de ADN o huellas digitales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: