Un menor quedó detenido por el incendio en dos escuelas de Ciudad Evita

El joven de 17 años fue entregado por sus padres en la Comisaría Tercera de Ciudad Evita, luego de adjudicarse el siniestro en las redes sociales.

por
por

Tras el incendio sufrido en la Escuela Primaria 68 y la Secundaria 61 de Ciudad Evita, un menor, de 17 años, fue detenido, acusado de ser la persona que inició el fuego de manera intencional.

Los padres del joven fueron quienes lo trasladaron hasta la Comisaría Tercera de Ciudad Evita, tras enterarse que su hijo se había burlado del siniestro en su cuenta de Facebook y Whatsapp, y que había confesado su supuesta autoría.

El domingo por la noche, el intenso olor alertó a los vecinos que viven en los alrededores la Avenida Central y 600 s/n, que algo estaba pasando. Cuando salieron de sus casas, se encontraron con la triste postal: el edificio donde funcionan ambas instituciones estaba en llamas.

Los bomberos llegaron rápidamente al lugar y controlaron el fuego, pero varias partes de la entidad educativa ya habían sido afectadas. La biblioteca con más de 5000 libros quedó prácticamente en ruinas, varias aulas de secundaria también fueron dañadas al igual que el material didáctico y artefactos que había en ellas.

Por el siniestro, las clases de todos los niveles quedaron suspendidas. Desde el municipio anunciaron ayer el inicio de las obras de refacción, y precisaron que el ciclo lectivo se retomaría dentro de 10 días aproximadamente. También aseguraron que los estudiantes tendrían el servicio alimentario garantizado.

En tanto, el menor quedó a disposición del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil (FRPJ) del Departamento Judicial de La Matanza, a cargo de Emilio Spatafora.

Descuido o abandono estatal

Este lunes por la madrugada también sufrió las consecuencias del fuego la Escuela Primaria 1 de Ituzaingó. Las llamas afectaron dos aulas, y la incertidumbre en torno al origen del incendio se convirtió en el foco de las discusiones.

Según las primeras versiones, todo habría comenzado por un descuido.  Una estufa que había quedado encendida alcanzó a una cortina, que se prendió fuego y originó el siniestro. Sin embargo, algunos dudan de que eso fuera lo que realmente ocurrió, y apuntan a la crisis edilicia de las escuelas bonaerenses.

“Como siempre, aparece el debate si fue un corto y la electricidad, o si la estufa quedó prendida, llevándonos a naturalizar las condiciones de precariedad de las escuelas. Si la educación fuera una prioridad, ¿no deberían estar en condiciones todas las térmicas con control permanente y arreglo inmediato?”, señaló una docente de Ituzaingó.

En esta nota se habla de: