Todos los municipios del oeste están por debajo de las recomendaciones de acceso a espacios verdes: el mejor y el peor ranqueado

La OMS recomienda que las personas vivan a menos de tres cuadras de distancia de un parque, pero en el Oeste hay distritos que triplican esas cifras y donde ir a una plaza puede implicar caminar 15 cuadras o tomarse un colectivo.

por
por

Hay una pregunta que la mayoría de los vecinos todavía no se hace: ¿la cuarentena por la pandemia hubiera sido igual de dura si en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) existiesen más espacios verdes? Si de distancia social se trata, sobre todo mientras se transita la tercera ola, las plazas podrían ocupar un rol fundamental garantizando actividades al aire libre con muy bajas posibilidades de contagios.

El problema en regiones como la Zona Oeste del conurbano (La Matanza, Morón, Merlo, Moreno, Ituzaingó, Hurlingham, Tres de Febrero y San Martín) es que hay municipios donde los vecinos viven, en el peor de los casos, a un promedio de más de 11 cuadras (1.100 metros) de una plaza. En este punto vale recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que haya parques de una manzana y media (o más) a menos de tres cuadras de distancia. En otras palabras: una plazoleta no cuenta como espacio verde.

Las cifras fueron difundidas por Felipe González, analista espacial con una maestría en Urbanismo informático, quien recopiló los datos a través del sitio OpenStreetMap, una organización sin fines de lucro que fomenta el crecimiento, el desarrollo y la distribución de datos geoespaciales gratuitos.

Según las cifras difundidas, ninguno de los municipios de la Zona Oeste cumple la recomendación de la OMS, y lo mismo ocurre incluso con la Ciudad de Buenos Aires. En este escenario, se puede destacar que Morón, con una distancia promedio a parques de más de 500 metros es el que tiene un territorio urbano con más accesibilidad a espacios verdes.

Le sigue Tres de Febrero, con casi 600 metros de distancia promedio para los vecinos al parque mas cercano. Esto ya había sido analizado en 2019 por el Centro de Estudios Económicos Urbanos de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) que hizo un informe pormenorizado de la zona noroeste.

Por ejemplo, en lo que respecta a Tres de Febrero, se reconocen 54 espacios verdes públicos. Estos suman un total de
384.674m2, lo que según su población da cuenta de aproximadamente 1,2 m2 de espacio verde por habitante (la OMS recomienda entre 10m2 y 15m2). Pero además el informe de UNSAM analizó las localidades: “donde había mayor distancia promedio a un espacio verde público es Loma Hermosa (580m). En el margen opuesto, Villa Raffo y El Palomar fueron las que registraron valores más bajos: 298 y 326m promedio respectivamente“.

Ahora bien, volviendo al estudio de distancias hecho por González luego siguen Hurlingham, Ituzaingó y San Martín, donde en promedio sus habitantes deben caminar entre 600 y 800 metros para llegar a un espacio verde.

Reserva Natural Isla Verde, El Palomar

En el caso de San Martín justamente la UNSAM también analizó su situación en 2019: “el distrito cuenta con 66 espacios verdes públicos, que en su totalidad suman 339.895m2, lo que se traduce en aproximadamente 0,85m2 por habitante”. Aquí las localidades como Yapeyú, Necochea, Tomás Guido y Pueyrredón presentan la mayor distancia a los parques, con más de 600 metros. Figueroa Alcorta y Godoy Cruz, en cambio, tienen trechos de menos de 100 metros.

Luego aparecen Merlo y La Matanza, este último sobresale por ser el municipio con más extensión en todo el conurbano. Aquí lo que se destacó es que los vecinos deben recorrer entre 800 y 1.000 metros para poder llegar a un parque público. Como se sabe, terrenos no faltan en esta zona del oeste, el problema es que muchos son privados o descampados.

Por último, y el que presenta las peores cifras según lo reportado por González, es Moreno, donde hay una distancia promedio al parque más cercano de 1.100 metros, una cifra que casi triplica a la recomendación de la OMS.

Hoy el confinamiento parece una idea lejana, pero no debemos olvidar que a fines de marzo 2020 todo el país estaba en cuarentena sin poder salir de sus casas. Ante la llegada abrupta de la tercera ola, ¿es posible pensar otro tipo de confinamiento urbano? ¿Los Gobiernos le darán un lugar serio a los espacios verdes para que ante el peor escenario tengamos acceso a caminar en un parque o hacer actividad física? Son preguntas que aún las gestiones municipales, provinciales y nacionales deben responder.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: