¿Puede suspenderse el servicio de colectivos?: qué tienen que ver Macri, Vidal y el FMI

La medida es por la reducción de ventas de pasajes y la deuda de subsidios que la Provincia arrastra desde la gestión de Cambiemos.

por
por

«Las Cámaras de Transporte que nuclean a los colectivos en la Provincia de Buenos Aires hemos tomado la decisión a la brevedad de cortar el servicio, reducirlo al máximo posible», anunció este martes José Troilo, presidente de la Asociación Civil de Transporte Automotor (ACTA). La noticia, inesperada en días de cuarentena, generó un gran revuelo en el gabinete del gobernador Axel Kicillof, que trabaja para que la medida no se haga efectiva.

Según el presidente de ACTA, «el Gobierno provincial no está abonando en tiempo y en forma el subsidio al combustible y al pago de sueldos de nuestros empleados». En diálogo con AM 750, expresó: «No podemos dar mejores servicios ya que es imposible por una cuestión operativa y de costos al no cumplir la Provincia con sus compromisos de pago. Por ende cortamos los servicios al mínimo posible a partir de esta semana».

¿Qué tienen que ver Macri, Vidal y el FMI?

Desde el Gobierno de Kicillof admitieron la existencia de una deuda de 2 mil millones de pesos y buscarán afrontar la situación con ayuda de Nación. Según consignó el medio Infocielo, el problema viene de la gestión anterior y se generó por el traspaso de los subsidios que pagaba la Nación a la Provincia, durante el gobierno de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal, a pedido del Fondo Monetario Internacional. Fueron, en principio, unos 27 mil millones de pesos que hoy equivalen a cerca de 60 mil. Ese plan del FMI se cortó al asumir Alberto Fernández y aún no se sabe cómo continuará.

Ahora el problema salta a la luz en medio de la cuarentena, ya que los dueños de los colectivos aducen que el 30% de los costos sale del boleto de los usuarios, pero el 70% se paga con subsidios. Los ingresos a través de la SUBE en épocas de pandemia se redujeron a poco más del 3% y ese es el argumento para lanzar una medida de fuerza que complejiza un escenario económico y sanitario de por sí complicado.

El reclamo a Kicillof está encabezado por la Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (AAETA); la Cámara del Transporte de la Provincia de Buenos Aires (CTPBA); la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros (CEAP); y la Cámara Empresaria del Transporte Urbano de Buenos Aires (CETUBA).

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: