Polémico fallo: para el jurado popular la muerte de Iago Ávalos fue un accidente

El ex subcomisario José Pérez Buscarolo fue condenado por “homicidio culposo”, tras considerarse que no tuvo intención de matar al joven de 17 años.

por
por

Tras una larga jornada que comenzó a las 9 de la mañana en los Tribunales de Morón, un clima de decepción, angustia y silencio invadió la sala cuando se conoció la sentencia contra el ex policía que en 2017, persiguió y mató de un disparo por la espalda a Iago Ávalos, en el partido de Hurlingham.

“En un juicio técnico, la condena habría sido ejemplar”, declaró el abogado de la familia, Ismael Jalil, apuntando contra la decisión de 10 de los 12 jurados populares que se inclinaron por el “homicidio culposo”, que había pedido la defensa de José Pérez Buscarolo, alegando que no había tenido intención de matar, sino que fue un accidente. La parte damnificada y la fiscalía habían solicitado que sea condenado por “homicidio agravado por su condición de miembro de una fuerza de seguridad”.

“La pena por este tipo de delitos es de aproximadamente cinco años. Y no hay chances de apelar”, contó Irina Ávalos, hermana de la víctima a No Ficción. Pérez Buscarolo recibió el beneficio de la prisión domiciliaria el 20 de junio de 2017, por lo que parte de su condena ya estaría cumplida. La familia había logrado revocar dicha medida, pero la misma Cámara de Casación luego la confirmó.

Nadie esperaba esta resolución. Durante las tres etapas del juicio, las pruebas habían sido contundentes. El acusado reconoció que Iago “no era un delincuente” y que en ningún momento vio que él o su amigo estuvieran armados. Además, admitió que le habían devuelto las tazas de su auto. El testimonio más relevante fue el de un portero de la Escuela Nº 15, que aseguró que ese día apuró a los chicos que se encontraban en la vereda para que entraran al edificio por la cantidad de disparos.  También contó que alguien allegado a Pérez Buscarolo lo visitó para pedirle que modifique su declaración.

La familia de Iago Ávalos en la puerta de los Tribunales de Morón.

El caso

El 12 de mayo de 2017, Iago y un amigo robaron dos tazas de auto estacionado. El propietario resultó ser el subcomisario, quien salió de su domicilio y comenzó a perseguirlo en su vehículo. Los dos jóvenes iban en su auto cuando el Pérez Buscarolo abrió fuego. Efectuó seis disparos, uno de ellos impactó en la espalda de Iago.

Al frenar, su compañero advirtió que tenía la herida y solicitó al oficial que lo llevara a un hospital, pero este, según denunció la familia, se negó. Finalmente, una vecina llamó a una ambulancia. El adolescente falleció producto de la herida de bala cuando era trasladado a un centro de salud.

Los abusos policiales, en la mira internacional

En el año 2017, el colectivo La Poderosa presentó ante la Organización de las Naciones Unidas un informe sobre violaciones por parte del Estado a los derechos de la niñez. Fueron convocados por el Comité de los Derechos del Niño en Ginebra para ampliar la denuncia de diez casos de maltrato y vejaciones por parte de uniformados, que fueron registrados en diferentes provincias desde principios de 2016 hasta ese año.

El caso de Iago Ávalos fue uno de los presentados. “Si bien siempre hubo una sensación de carta blanca para las fuerzas de seguridad en los barrios, desde diciembre de 2015, se intensificó para peor, ya no es carta blanca sino un protocolo de la ilegalidad”, denunciaron desde la organización, apuntando directamente a las medidas de seguridad implementadas por Patricia Bullrich.

La misma cartera y los dichos de la ministra volvieron a generar un gran repudio por parte de organismos de Derechos Humano en los últimos días, tras la masacre de San Miguel del Monte. Allí, cuatro chicos fallecieron producto de la persecución y tiroteo de la Policía. Hasta ahora, en la causa hay 12 efectivos y un funcionario presos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp

En esta nota se habla de: