¿Guerra entre empresas? El robo de cables golpea a Telefónica y la obliga a retirarse de barrios del oeste

La empresa hoy opera bajo el nombre de Movistar y es una de las principales afectadas por los hurtos y daños de cables de cobre, fibra óptica, decodificadores, módems, baterías de gel y hasta transformadores. ¿Qué pasa con Telecentro? Los números que maneja la Justicia en el oeste.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Isabel y Carmen son vecinas del barrio Eva Duarte, de Laferrere, y desde mayo pasado se quedaron sin teléfono de línea e internet por el robo de cables que se desató en todo el conurbano desde el inicio de la cuarentena. “Telefónica (dueña de Movistar) me llamó para decirme que estaban por reconectarnos pero que otra vez les robaron los cables y que me pueden dejar el teléfono, pero que Wifi no hay más“, coincidieron en el relato las mujeres a fines de agosto del año pasado, días después de que el presidente Alberto Fernández declarara que Internet será un servicio público en el país.

Yo me pasé a Telecentro, y perdí el número de teléfono de toda mi vida, que me costó muchísimo conseguir en su momento porque acá no llegaba“, contó a No Ficción Carmen, lamentando una de las consecuencias de la semi retirada de Telefónica/Movistar de la zona, una situación que también se da en el Barrio Independencia de González Catán. Pero en realidad, detrás de estos casos se esconde uno de los delitos que más creció desde el 2020 y que despierta la sospecha de una guerra solapada entre empresas: el robo de cables de cobre, fibra óptica, decodificadores, módems, baterías de gel y hasta transformadores de antenas.

Aunque desde la pandemia hubo un incremento del robo de cables, vale recordar que este delito no es nuevo y que en parte se mueve en paralelo a la venta ilegal de cobre. Durante el año pasado, su precio subió un 25 por ciento, de acuerdo a publicaciones relacionadas con la industria metalúrgica. A la vera de las rutas del conurbano está lleno de corralones que compran metales y pagan, en el caso del cobre, 600 pesos el kilo.

La Zona Oeste tuvo reiterados episodios de robos, principalmente en La Matanza, Merlo y Moreno. Este medio intentó conocer la mirada del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), quienes prefirieron el silencio ante el crecimiento de estos delitos que no tienen un destino claro. ¿Se trata solo de venta de cobre? ¿Quién comercializa los decodificadores? A pesar de la falta de respuestas, desde el organismo son varios los que entienden que es parte de una guerra entre las empresas, que no se trata de robos aislados y que ya tuvo su impacto en zonas de Tolosa, en el partido de La Plata, donde Telefónica empezó su retirada.

Elementos secuestrados a “robacables” en un operativo de la Bonaerense.

Y en el GBA del Oeste se da un caso similar. Telefónica/Movistar supo llegar hace 20 años con Speedy a través de la red de cobre tradicional que está siendo reemplazada por fibra óptica. El monopolio del teléfono de línea hizo que sea el principal proveedor de servicios de internet en la región, y quizás sea por eso que un cable menos impacte fuerte y despierte sospechas de boicot. “En los últimos tres meses se registraron en La Matanza 775 episodios de robo de cables, en los cuales más de 30.400 clientes vieron afectados los servicios de telefonía e Internet fija“, expresaron desde Telefónica a No Ficción.

Una oferta de Telefónica-Movistar para proveer internet hoy ronda los $1.563. Si se da el peor escenario y esos más de 30 mil clientes se cambian de empresa, la perdida se traduciría en $47.515.200 por mes. “Estos actos delictivos se vienen produciendo con mayor frecuencia en las localidades de Isidro Casanova, González Catán, Laferrere, José Hernández, Barrio Paz, San Justo, Miguel Cane y Roberto Arlt. En los últimos tres meses fueron sustraídos más de 31 mil metros de cables”, indicaron sus voceros.

El otro gran proveedor de la Zona Oeste es Telecentro, del Grupo Pierri. Este medio intentó consultar a los directivos de la empresa por la ola de robo de cables, pero hasta la publicación de esta nota prefirieron no responder. Distinto a Telefónica/Movistar, que reafirmaron: “pedimos disculpas a nuestros clientes por los inconvenientes que estos actos perpetrados por delincuentes les pueda ocasionar, y estamos trabajando para evitar su comisión y reiteración ante las autoridades policiales y judiciales correspondientes”.

Por su parte, Fibertel, del Grupo Clarín-Telecom, tiene una menor llegada en el oeste: brinda servicio en Tres de Febrero y algunas zonas de Morón. Por el momento tampoco se conoció que este problema les esté pegando de lleno. Luego vienen empresas más chicas: pymes o cooperativas que nacieron para esas zonas postergadas donde las grandes compañías no instalan los módems.

EL GOLPE A TELEFÓNICA

Organizado o no, lo cierto es que Telefónica-Movistar es la principal afectada en el crecimiento de robo de cables. No Ficción pudo consultar con los voceros de los departamentos judiciales de La Matanza, Moreno-General Rodríguez y Morón (que tiene jurisdicción también en Merlo, Hurlingham e Ituzaingó). Todos coinciden en algo: no hay elementos aún para hablar de un delito organizado y mucho menos de una guerra entre empresas.

En lo que va del 2021, Telefónica inició cerca de 37 denuncias por robos en sus centrales dentro de nuestra jurisdicción, mientras que el año pasado hubo 31“, informaron los voceros del Departamento Judicial de Morón. “Puede que hayan algunas más que se hayan iniciado por intervención del personal policial, y al momento no se puede hablar de una organización criminal detrás dado que no se cuenta con elementos que permitan sostener eso. Al momento son hechos aislados”, indicaron.

¿Telecentro? “Tiene 4 denuncias, ninguna por robo de cables, sino por robo de baterías de gel o fuentes. Y de 2020 hay una sola denuncia pero por varios robos entre enero y marzo de ese año”, confirmaron desde la justicia de Morón.

En Moreno se da un escenario similar. “Van 31 causas iniciadas por Telefónica y por el momento no nos figura ninguna de Telecentro“, informaron los voceros del Departamento Judicial, quienes a su vez opinaron: “estos delitos existieron siempre, pero a principios de la pandemia hubo un incremento. Nosotros entendemos que hubo muchas personas que se quedaron sin trabajo y conocen de esto como para subirse a un poste y no quedar electrocutados”.

Sin embargo, la fuente de Moreno reconoció que “hubo cerca de 15 casos organizados, donde se llevaron transformadores de antenas. Estamos hablando de algo grande y pesado, que no podes llevarte en una carreta, necesitas otra logística”.

En el departamento Judicial de La Matanza informaron que “en lo que va del año hay 21 causas iniciadas por Telefónica, mientras que como Telecentro no tenemos ninguna, aunque puede ser que la hayan encarado otras personas o estudios jurídicos“.

Uno de los casos resonantes en el partido se conoció el 5 de mayo pasado, cuando la UFI 8 a cargo de Alejandra Nuñez detuvo a una banda de cinco sujetos que meses antes habían sido descubiertos en Lomas del Millón a bordo de una traffic blanca, vestidos con prendas de trabajo, varias herramientas, palas, vallas, y que levantaban las tapa de alcantarilla donde se encuentran cables subterráneos de Telefónica. Para la fiscal no había dudas y les inició una causa por “asociación ilícita” que está en plena investigación.

“Vamos a hacer de Internet un servicio público, para que no nos sigan robando con las tarifas. Y que se enojen los que se tengan que enojar”, había expresado el Presidente el 9 de agosto último. Al problema del “robo de tarifas” se le suma otro, el de robo de cables y transformadores de empresas que dejan sin servicio a miles de usuarios. Delitos que se replican por el conurbano sin que esté del todo claro sus razones.

Por Alan Benítez

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: