El rol de la Asociación de Magistrados de Morón en la pandemia: “La Justicia funciona a puro pulmón”

En la víspera de las elecciones, el fiscal Matías Rappazzo destacó el esfuerzo de las y los trabajadores del sector.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

La crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus causó estragos en muchos sectores de la sociedad. Obligó al cierre de comercios y a la cancelación de servicios de todos los rubros. Obligó también a la reorganización de otros espacios e instituciones. Entre ellos, el poder judicial.

“La Justicia de la Provincia no paró nunca. Si bien al principio estaba limitado el acceso del público, no paramos nunca. Estamos orgullosos de los magistrados, funcionarios y empleados porque nos pusimos la justicia al hombro durante este año y medio. Debe ser la justicia provincial que más trabajó durante la pandemia”, aseguró el fiscal Matías Rappazzo, en diálogo con No Ficción.

Rappazzo es candidato a presidente de la Asociación de Magistrados y Funcionarios del Departamento Judicial de Morón, que elige autoridades el 9 de septiembre. Ya lo había sido en dos períodos, entre 2015 y 2019. “Tengo ganas de volver porque hay mucho por hacer. Estos dos años fueron muy difíciles y queremos seguir dando la pelea”, apuntó.

Durante los momentos más duros de la pandemia, “la Asociación estuvo a la vanguardia de los cuidados”. “No solo brindamos los elementos que muchas veces ni la Corte ni la Procuración otorgaban, sino también ayudando con las cuestiones esenciales para poder trabajar. La Asociación compró hasta cámaras web para hacer las audiencias y las donó a la Corte y a la Procuración. Hicimos un esfuerzo grande para poner a la Justicia al servicio de los bonaerenses”, explicó Rappazzo.

Uno de los grandes cambios en la dinámica del trabajo es el relativo a la extensión del uso de las tecnologías. Proliferaron los mails, las presentaciones electrónicas, las reuniones y audiencias por zoom, etc.

La actual presidente de la Asociación y candidata a vicepresidente primera, la defensora oficial Mercedes Conti, expresó en ese sentido: “Hay cosas que vinieron para quedarse y para mí son bienvenidas. Por ejemplo, a veces trasladamos a un detenido que está alojado a 400 kilómetros para tener una entrevista con un juez que dura cinco minutos y la verdad que ahora por videoconferencia se resuelve. Existe una resolución de la Suprema Corte que tiende a la desaparición del papel y al incremento del expediente digital. En materia civil están más avanzados que en materia penal en ese sentido, pero por ahora estamos con un expediente mixto”.

“En estos dos años de gestión, Matías (Rappazzo) estuvo acompañándome e hicimos más de 30 reuniones de comisión directiva, aun en pandemia. Y yo participé de otras 30 a nivel provincial”, destacó Conti, sobre el rol activo que tuvo la Asociación.

La jueza de familia Gladys Pellegrini, candidata a vicepresidenta segunda, coincidió en poner en valor el trabajo realizado por las y los trabajadores del sector, al tiempo que expuso las dificultades: “La pandemia atravesó a la justicia como a toda la sociedad y al mundo: de forma muy negativa. Deja al descubierto muchas dificultades, carencias y estructurales. Por ejemplo, en el fuero familiar, los casos crecieron exponencialmente, ya que la cuarentena y las medidas de restricción agudizaron las consecuencias de las temáticas que tratamos: violencia de género, violencia intrafamiliar, conflictos de familia en general, afectando a los sectores más vulnerables, que son los niños y las mujeres”.

Dentro de esa dinámica, “en los primeros momentos, los jueces aportamos nuestros teléfonos personales para atender las demandas más urgentes de las comisarías de la mujer, las direcciones de género y los servicios locales, las 24 horas”, contó.

Sobre las falencias, Rappazzo apuntó: “Necesitamos muchos más insumos y una fuerte inyección de cargos en toda la Provincia. Tenemos más de 600 vacantes de magistrados. Hay lugares que no tienen jueces hace años. Hay gente que está ternada hace 4 años y no se resolvió aún la designación. Está funcionando a puro pulmón, con la vocación de los judiciales. Mejorar es una cuestión de presupuesto, con designaciones claras y rápidas para seguir alimentando a la justicia de gente capacitada”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: