El drama de dos abuelos de San Justo: perdieron a su hija en 2018 y desde entonces no ven a sus nietos

Hace casi tres años que buscan revincularse con los chicos, que hoy tienen 15 y 7 años. "Hace dos años y medio que estamos con la justicia, y nunca nos dieron una solución", expresaron.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Viviana y Alfredo Salerno son vecinos de San Justo y ayer, con familiares y amigos, realizaron una movilización al Juzgado de Familia Nº 2 de La Matanza por un drama que va a cumplir tres años: el 1 de mayo del 2018 perdieron a su hija Mariela por un cáncer de mama, y a los quince días su marido E. V. se llevó de la casa a los hijos que ambos tenían. Desde entonces, los abuelos maternos padecen los tiempos judiciales con el único objetivo de poder ver a sus dos nietos.

Según el relato de la abuela Viviana a No Ficción, “ellos cuatro vivían en nuestra casa, pero al fallecer mi hija el padre se los llevó. Fue hace casi tres años, el 19 de mayo del 2018, cuando M., el mayor tenía 12 años y B. 4 años. Hoy tienen 15 y 7, y estamos impedidos de ver a nuestros nietos, que están viviendo en una casa con el padre y su otro abuelo”.

Al parecer, las diferencias entre los abuelos y el yerno se debió a una discusión por una pequeña suma de dinero. “Pero esa fue una excusa que encontró él para cortar la relación e irse, porque no justifica todo esto”, agregó la mujer.

Acompañados por la Acción de Familias Argentinas por el Bienestar Infantil (Afabin), Viviana y Alfredo realizaron un escrache al juez Gonzalo Gallo Quintián ya que denuncian que “hace dos años y medio que estamos con la justicia, y nunca nos dieron una solución”. Sin embargo, ayer fueron atendidos pero por la secretaria del magistrado.

Nos dijo que teníamos que esperar hasta el 18 de febrero para que nos atienda el juez, porque ya salen de feria. Pero hoy nos dejaron hablar, se dieron cuenta la clase de abuelos que somos. En todo este tiempo a este hombre no le hicieron ni una pericia psicológica y a nosotros sí”, contó Viviana.

Vale recordar que el artículo 555 del Código Civil y Comercial establece que “los que tienen a su cargo el cuidado de personas menores de edad deben permitir la comunicación de estos con sus ascendientes, descendientes, hermanos bilaterales o unilaterales y parientes por afinidad en primer grado. Si se deduce oposición fundada en posibles perjuicios a la salud mental o física de los interesados, el juez debe resolver lo que corresponda por el procedimiento más breve que prevea la ley local y establecer, en su caso, el régimen de comunicación más conveniente”.

Para Viviana, “el padre es una persona muy manipuladora. Cuanto más tiempo estén con él los nenes van a seguir diciendo que no nos quieren ver. Sobre todo el mayor. Hoy hicimos ruido, queremos que nos escuchen”. Y concluyó con el mismo pedido que le hicieron al Juez: “queremos revincularnos con nuestros nietos y vamos a seguir con la lucha”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: