Detuvieron a una pareja acusada de matar a un hombre y prender fuego sus restos en Moreno

El testimonio de los vecinos fue fundamental para atrapar a los sospechosos del brutal crimen. En su vivienda, se encontraron manchas de sangre y elementos que los comprometerían.

por
por

Una mujer y su pareja fueron detenidos en el partido bonaerense de Moreno, acusados del crimen de un hombre encontrado calcinado y desmembrado en un descampando de esa zona.

Según fuentes policiales, todo comenzó el sábado 25 de mayo, cuando en un basural ubicado en la calle Alfonsina Storni, entre ruta 25 y Zárate, se halló la parte superior de un cadáver con signos aplastamiento de cráneo. La víctima fue identificada por la Policía como José Antonio Galván, cuya desaparición fue denunciada el domingo siguiente al hallazgo, y quien, según los testigos, solía frecuentar una vivienda situada en el barrio La Perla de Moreno.

Esa casa pertenecía a Raquel Alejandra Báez, de 43 años, a quien los vecinos la vieron la noche del viernes cuando trasladaba un bulto junto a su pareja en dirección al basural donde fue hallado el cadáver de Galván. Tras recabar testimonios, los vecinos aseguraron a los investigadores que Báez les había preguntado si conocían a un sicario ya que quería matar a un hombre “de cabello blanco”, característica física similar a la de la víctima.

Por este motivo, efectivos de la comisaría 1ra. de Moreno se dirigieron a la casa de la mujer y se encontraron con un grupo de personas que increpaban a Báez y a su novio, culpándolos de la desaparición de Galván. A raíz de ello, los policías trasladaron a la pareja a la seccional para resguardar su integridad física.

La fiscal de la causa, Carina Saucedo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial Moreno-General Rodríguez, ordenó un allanamiento en urgencia en dicha vivienda, donde hallaron una toalla de mano, una navaja y una campera azul -que de acuerdo con los testigos pertenecía a la víctima-, todas manchadas con sangre, indicaron los voceros.

Los peritos también realizaron el levantamiento de una huella dactilar y también la prueba con el reactivo químico luminol que arrojó resultado positivo sobre una manchas de sangre en el piso, la pared de un pasillo y una habitación. En base a estos resultados, la fiscal Saucedo ordenó la aprehensión de Báez y de Rubén Irrazabal, a quienes indagará en las próximas horas por el delito de homicidio.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp

En esta nota se habla de: