Desigualdad metropolitana: ¿Por qué Larreta puede renovar sus veredas y los municipios no logran asfaltar todas las calles?

Conocé por qué la General Paz divide una ciudad con políticas municipales y status de provincia y municipios con obligaciones de gobernación.

por
por

A medida que pasan los años crece más la desigualdad de recursos en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Y el oeste del conurbano no es la excepción. De hecho, hay casos emblemáticos: ni La Matanza, el distrito más populoso del conurbano, puede emparejar la desproporcionalidad de presupuesto que hay entre los municipios y la Ciudad de Buenos Aires (CABA), que cuenta con recursos nueve veces más grandes que todo el oeste.

En el presupuesto 2019 el Gobierno de la Ciudad proyectó invertir sólo en macetas, veredas y publicidad un total de $6.207 millones. En el programa Vías Peatonales se destinará un total de $2.618 millones, en Espacios Verdes se proyectaron gastos por $1.453 millones y, por último, en los programas de Difusión de la Jefatura de Gobierno se esperan gastos totales de, en principio, $2.136 millones.

Es decir que sólo para ocuparse de las veredas, las plazas y publicitarse, el Gobierno de la Ciudad supera a los presupuestos totales de la mayoría de los municipios del Conurbano. Por ejemplo, Merlo aprobó para este año gastos totales por $5.769 millones e Ituzaingó proyecta erogaciones por $1.838 millones. En el medio, están los presupuestos de Moreno ($4.417 M), Morón (4.900 M), Tres de Febrero ($4.000 M) y Hurlingham ($2.229 M).

En los 7 municipios del oeste viven aproximadamente 800 mil habitantes más que en la CABA (2.90 millones). Sin embargo, el Gobierno porteño cuenta con recursos nueve veces más abultados.

La Matanza, por población y territorio es un caso distinto, ya que cuenta con un presupuesto de $12.559 millones. De esta forma, los gastos totales del oeste suman $35.712 M, una cifra nueve veces menor que los $340 mil millones totales que maneja el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta. Consultado por No Ficción, Marcos Schiavi, coordinador académico del Centro de Estudios Metropolitanos (CEM) explicó que «hay una desigualdad de base que es productiva. En el AMBA se produce el 50 por ciento del PBI del país, de los cuales la mitad sale de la Ciudad de Buenos Aires».

Pero hay más motivos para entender la desigualdad. «La CABA cobra impuestos y tasas, mientras que los municipios solo pueden cobrar tasas. El Gobierno de la Ciudad tiene presupuesto de una gobernación y se dedica nada más que a hacer política municipal. Eso hace que tengan plata para levantar todas las veredas, mientras muchos distritos no pueden asfaltar sus calles», explicó Schiavi. Pero la cuestión se agravó en los últimos cuatro años, ya que los municipios «tienen más funciones que antes y pasaron a hacer cosas que eran de la Gobernación». Seguridad y Educación son dos casos concretos de esta nueva realidad.

Juan Cuattromo, economista y coordinador del área fiscal del CEM que investiga la estructura de gastos de los municipios del GBA, dijo a este medio que «las discrepancias entre CABA y el resto de los distritos se agudizaron en estos cuatro años porque en 2016 el Gobierno Nacional aumentó los recursos coparticipables a la Ciudad con la excusa del traspaso de la Policía Federal». Los números son elocuentes: entre 2015 y 2018, la CABA recibió un 469% más de recursos.

Hubo un doble proceso: una CABA con dotes de municipalidad y presupuesto de provincia, mientras que los municipios tienen capital de intendencia pero obligaciones de Gobernación. Son conocidos los casos donde los distritos acuden a reparar escuelas, brindar atención sanitaria o arreglar las rutas. Pero hasta que no haya un cambio en la política copaticipable, la desgualdad del otro lado de la General Paz se agudizará cada vez más.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: