Desesperado pedido de una madre: su hijo necesita audífonos para escuchar y no perder el habla

La historia de Mauro, el nene de 8 años de General Rodríguez que tiene una discapacidad auditiva y que lucha por vivir mejor.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Mauro tiene 8 años, es de General Rodríguez y tiene una discapacidad auditiva, bilateral y degenerativa. En pocas palabras, el chico sufre la pérdida de la capacidad para escuchar en ambos oídos, por lo que para su desarrollo es vital contar con audífonos y por eso su familia está desesperada y pide ayuda.

Quienes rodean a Mauro saben lo que es luchar. Su caso no es el único que debe enfrentar las demoras del sistema público de salud para dar respuestas. Su papá también en hipoacúsico y su abuela era sordomuda, por lo que ahora su mamá Marcela Reinieri decidió no esperar más y hacer público su caso en Facebook.

“Mauro tiene una hipoacusia bilateral perceptiva degenerativa y en dos años tuvo una pérdida muy significativa, por eso vamos a probar con los aparatos para que se le haga un seguimiento. Si no funciona vamos a tener que ir a algo más invasivo como un implante coclear”, contó Marcela a este medio.

Familia de trabajadores, no piden que les regalen nada, pero sí que los ayuden a acelerar los pasos para llegar a los audífonos o a contar con facilidades para pagarlos. La mamá de Mauro remarcó: “estamos cobrando la asignación por discapacidad, y como soy manicura, trabajadora informal, no puedo pagar los aparatos ni tenemos obra social. Nosotros podemos juntar $50.000 y quizás hacer unas rifas porque no contamos con toda la plata“.

Según pudo averiguar la familia, cada audífono cuesta entre $55.000 y $90.000, pero eso dependerá de los próximos estudios que le harán al chico en un centro de salud de Ramos Mejía. Allí se sabrá cuáles son los indicados para su caso.

Hicimos pedidos a la intendencia de General Rodríguez, pero nos dijeron que el municipio no tienen recursos para cubrir este gasto. La posibilidad que nos dieron es llenar formularios, y elevarlo al Ministerio de Salud, y quizás en un año tengamos una respuesta. Pero Mauro necesita una respuesta pronto. Porque él ya empieza las clases, y hay palabras que no habla bien solo porque no escucha bien“, explicó Marcela.

Quienes quieran ayudarlos, pueden ponerse en contacto con Marcela a través de su cuenta de Facebook. “Sé que la gente tiene dudas de estos pedidos, pero tenemos todos los certificados a disposición, no los pongo en internet porque quiero cuidar los datos de mi hijo“, comentó. Hay vecinos que no necesitan plata sino poder golpear las puertas correctas que les brinden una solución a sus problemas. Es el caso de Mauro y su familia.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: