Condenaron a prisión perpetua al asesino de Roberto Sabo, el kiosquero de Ramos Mejía

Leandro Daniel Suárez pasará al menos 25 años tras la rejas.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

El Tribunal Oral en lo Criminal Nº 2 de La Matanza condenó este martes a Leandro Daniel Suárez a prisión perpetua por el crimen de Roberto Sabo, el kiosquero que fue asesinado a balazos en noviembre de 2021 durante un asalto a su comercio en la localidad de Ramos Mejía.

La sentencia fue dictada por los magistrados Diego Burgueño, Arturo Gavier y Lucila Pacheco luego de las audiencias donde el fiscal del juicio Sergio Alejandro Antín pidió que el acusado sea condenado a prisión perpetua. De igual modo lo hicieron Humberto Próspero y Fernando Burlando, que representan a la familia de Sabo como particular damnificada.

En su alegato, el fiscal solicitó a los jueces que condene a Suárez por los delitos de “homicidio calificado con la participación de una menor de edad, robo calificado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de fuego de uso civil y de guerra“.

Roberto Sabo, el kiosquero asesinado

Un detalle que no se conoció hasta el juicio y los magistrados tuvieron que resolver fue la nueva versión del acusado, quien habló de un forcejeo, que cuando escapaba del kiosco, Sabo se le abalanzó y lo tomó de las piernas. La fiscalía había presentado pruebas de todo lo contrario: “efectuó cuatro disparos contra la víctima, dos que impactaron en el rostro y dos en el tórax. Todos fueron a corta distancia, de forma descendente, casi a modo de ejecución“.

El asesinato de Sabo ocurrió el domingo 7 de noviembre de 2021. Suárez y una adolescente de 15 años llegaron hasta el kiosco a bordo de un remís que tomaron en Ciudadela, partido de Tres de Febrero. Armado con una pistola semiautomática calibre 7.65 y un revólver 22, el imputado le robó 10 mil pesos al comerciante y le disparó a quemarropa cuatro tiros.

Crimen del kiosquero Roberto Sabo

Al momento de la fuga, el presunto asesino y su cómplice le sustrajeron el auto al remisero que los había trasladado, pero lo chocaron a los pocos metros. Luego, decidieron ingresar a un supermercado de la zona para esconderse entre la gente y le sustrajeron la moto a un repartidor, pero no lograron concretar la huida: finalmente fueron detenidos en la zona.

La adolescente implicada, al tener 15 años, no fue imputada por el hecho, tal como indica el código penal, y continuó su vida en una institución de menores.

En esta nota se habla de: