Bergman ascendió al hijo de Rousselot, involucrado en una cuestionada licitación millonaria

El vástago del fallecido intendente de Morón preso por malversación de fondos está sospechado de favorecer a una empresa china en un negociado de 35 millones de dólares. Sin embargo, la semana pasada se oficializó que será el nuevo subsecretario de Coordinación Administrativa de Ambiente.

por
por

Mientras el presidente Mauricio Macri estaba de visita por España, la vicepresidenta Gabriela Michetti firmó el decreto 128/2017 por el cual ascendió a Julián Rousselot como subsecretario de Coordinación Administrativa del ministerio de Ambiente, que conduce el rabino Sergio Bergman.

Si bien el ascenso estaba dispuesto desde mediados de enero, recién se concretó el miércoles pasado y fue publicado en el Boletín Oficial el jueves.

El hijo de Juan Carlos Rousselot se sumó al gobierno el año pasado como director de Tecnología en Ambiente. Antes,

Julián Rousselot y el líder gastronómico, Luis Barrionuevo

había comenzado a incursionar en política de la mano del sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo, quien le dio el empujón para fundar y encabezar el Sindicato Único de los Trabajadores Informáticos (SUTIRA), creado en la década pasada.

Según publicó el diario Perfil, Rousselot está en la mira del fiscal federal Federico Delgado por favorecer a una empresa china en una licitación por 35 millones de dólares para la compra de 50 buses eléctricos.

En concreto, había tres empresas que competían por el negocio: Newsan, CTS Auto SA y Vía Bariloche. A fines de diciembre, los técnicos se volcaron por Vía Bariloche, ligada al kirchnerismo. Sin embargo, la comisión evaluadora contradijo a los expertos e indicó que CTS, aliada a la firma china BYD, era la mejor propuesta.

El Ministerio, entonces, llevó adelante la decisión que ya había sido tomado. Echó al especialista que votó por Vía Bariloche y puso en su lugar a Rousselot, que no tenía experiencia en la materia. Finalmente, el pliego presentado CTS fue aprobado.

Unas semanas después, el hijo del ex intendente fue ascendido a subsecretario de Coordinación Administrativa, área que resulta clave para dar el visto bueno o rechazar las licitaciones.

Menemismo explícito

No es la primera vez que el apellido Rousselot queda involucrado con maniobras corruptas. El ex intendente de Morón se convirtió en uno de los paradigmas del desfalco menemista. Fue electo jefe comunal durante tres períodos: en 1987, 1991 y 1995; pero en dos oportunidades no pudo terminar el mandato.

A fines de 1988 fue destituido acusado llevar adelante un multimillonario negocio para extender las cloacas a todo el distrito. Casualmente, el acuerdo había sido pactado con el empresario Mauricio Macri cuando el ahora presidente era director de Sideco.

El otro punto oscuro al frente del municipio, fue cuando trató de trasladar el Hospital de Morón a la Base Aérea. Acorralado por la justicia, condenado por malversación de fondos, en 1998 renunció.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: