Alejandro Bodart: “La verdadera grieta es entre el pueblo y el 2 por ciento que acumula riquezas”

El dirigente del MST competirá con el PTS para encabezar la lista de diputados nacionales por el FIT-U. Durante una recorrida por Morón, presentó a sus referentes locales.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Alejandro Bodart es el máximo referente del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), partido que forma parte del Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad (FIT-U). En estas PASO, Bodart se presenta como precandidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, por la Lista 10 – Revolucionemos la Izquierda, en donde medirá fuerzas con Nicolás del Caño, que hará lo propio por el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS). En diálogo con No Ficción, habló sobre la importancia de ampliar el frente “si queremos formar una verdadera tercera fuerza que dispute poder real”.

No Ficción: -¿Cómo se prepara el MST para estas elecciones?

Alejandro Bodart: -Somos parte del FIT-U que se presentó en 23 de los 24 distritos electorales. Se mantiene la unidad y estamos muy convencidos de que la salida es a través de la unidad. Somos críticos de los compañeros que no se unen y presentan otras listas como el Nuevo Más o el frente de Jorge Altamira. Dentro del FIT-U, tenemos matices en cómo se conforma el frente y por eso vamos a la interna. No hay que dramatizar. La interna es una medida válida. La izquierda es diversa y no está mal que así sea porque la experiencia de la homogeneidad ha sido el fracaso.

NF: -¿Qué cosas son las que cambiarían hacia adentro?

AB: -Creemos que hay cosas para cambiar para mejor. Por ejemplo, si todas las listas son siempre encabezadas por los mismos, debilita al propio frente porque a nadie le gusta estar a la cola y las distintas corrientes se deben reflejar en las listas. Creemos que hay ciertos elementos sectaristas, personalistas y dogmáticos que se deben cambiar. Queremos discutir cómo hacemos para incorporar al votante de izquierda que por ahí milita en una organización social, en Derechos Humanos, en el movimiento ambiental o de mujeres y disidencias, que se considera de izquierda, pero no encuentra un lugar porque solo se puede entrar a través de los partidos. El debate de fondo es si queremos que la izquierda deje de tener un rol testimonial y se convierta realmente en una tercera opción de poder. Creemos que sí podemos disputar poder real. La crisis del capitalismo es muy aguda y está generando fenómenos de izquierda en toda Latinoamérica. Esto tiene que ver con la desigualdad enorme que se ha generado en nuestros países.

NF: -¿Esa crisis genera una oportunidad para la izquierda?

AB: -La izquierda está ante una gran oportunidad, pero solo la va a poder capitalizar si se moderniza, si evoluciona, si sale del chiquitaje y discute una perspectiva más amplia. La izquierda que ha quedado independiente de los gobiernos es muy sólida, con mucha formación. No está el peligro de perder solidez por ampliar, pero hay compañeros muy temerosos de esto. Hay votantes del Frente de Todos muy desilusionados o que incluso votaron con la nariz tapada solo para que no gane Macri y mira con simpatía a la izquierda. Si queremos ser fuertes, tenemos que ir en busca de ese votante. Crecemos en el movimiento sindical, de la juventud, de mujeres, hemos logrado un salto, pero queremos transformarnos en una tercera opción que dispute poder real. Hay algunos compañeros que están acostumbrados a ser una cosa chiquita y le tienen miedo al crecimiento. Por ejemplo, el Partido Obrero ganó la ciudad de Salta Capital. No nos fue mal en esa elección, sacamos el 5%, pero como ellos ganaron le planteamos que abrieran a los demás partidos. No lo hicieron y en dos años se derrumbaron. Ahora, ganamos varias ciudades en Jujuy. ¿Nos vamos a preparar de acá a dos años para ganar la intendencia o se va a actuar de la misma forma? Vemos un deterioro muy grande de la partidocracia tradicional. El tema es ver cómo hacemos para crecer, mientras coincidimos en que no hay salida para el país, si no dejamos de pagar la deuda y ponemos un fuerte impuesto a los ricos.

NF: -El macrismo va a decir que se juega la República; el Frente de Todos (FdT) que no se vuelva al neoliberalismo. ¿Qué dice la izquierda?

AB: -Sin ajustar a las 10 mil familias que concentran la riqueza en el país, a las 5 empresas que manejan los granos en el país, es inviable. Es un mentiroso serial el que dice que pagando deuda va a bajar la pobreza. Desde que estalló la deuda con la última dictadura, crece la pobreza porque la plata se usa para pagar la deuda. Nosotros planteamos no pagar un peso y aplicar ese dinero a solucionar la catástrofe social. Planteamos la implementación de impuestos permanentes y progresivos a la riqueza y fomentar empleo para la juventud, que está devastada sin ningún futuro. Reflejamos una clase social y pensamos en las necesidades de esa clase. No nos interesa si se funden los grandes grupos económicos. Creemos que vamos a estar mejor con lo nuestro y no necesitamos que venga ninguna inversión extranjera a sobreexplotar a la gente y fugar capitales. Los representantes de la partidocracia tradicional son empleados de las grandes empresas. Como les pagan las campañas electorales, después gobiernan para ellos y no para la gente. No creemos que el Frente de Todos sea distinto al macrismo en esencia. Sí tienen gente que pelea por conquistar derechos, pero no van a solucionar el drama social, lo van a profundizar.

Alejandro Bodart, junto a Luis Duarte y Daniela Ruiz Vargas, candidatos a concejales en Morón.

NF: -¿Cómo se van a dirimir los espacios en la izquierda?

AB: -La lista se intercala por un sistema proporcional. En base a lo que saque cada uno, irá en el lugar que le corresponda. Estuvimos en contra de poner un piso, pero se puso. Creemos que vamos a pasar ese piso, pero el problema es hacia adelante: ¿Quién va a entrar, si tenés un piso del 25%? Lo nuestro está dirigido hacia cómo ampliar los espacios y no cercarlos. Los diputados de izquierda tienen que estar dos mandatos y volver a trabajar. Tenemos que demostrar que somos distintos a los que están.

NF: -Bodart viene de ser legislador en la Ciudad. ¿Qué puede aportar en la Provincia?

AB: -Hace muchos años que estoy en la política, en La Matanza. Toda mi familia política es de La Matanza. Hace mucho fui legislador en CABA, en 2011. Hay una unidad en el AMBA. Es imposible tener políticas públicas divorciando a CABA de GBA, se vio en la pandemia. Hace mucho que camino la Provincia y he vivido más en Provincia que en Capital. Es importante que estemos en los Concejos Deliberantes porque es un desastre el tamaño de los negociados que se hacen con los fondos públicos de los municipios.

NF: -¿Qué puede aportar la izquierda para cerrar la grieta?

AB: -Creo que la grieta no es entre el Frente de Todos y Juntos. Es como el programa “100% Lucha”: hacen que se pelean, pero está todo arreglado. La verdadera grieta es entre el pueblo y ese 2% que acumula riquezas y está ligado a intereses extranjeros. Queremos terminar con esa grieta y con ese 2%, que tiene todo lo que le falta al resto.

NF: -¿Cuáles son las expectativas para estas elecciones?

AB: -Vamos a crecer, por la situación general, por esta ola latinoamericana, por el deterioro del Frente de Todos, porque son legislativas y se vota menos con el voto útil. Creemos que nuestro espacio dentro del FIT-U es una expresión que hacía falta. Somos un factor útil para terminar con el conservadurismo y ampliar el frente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: